Alimentos que parecen saludables; pero…

A la hora de tomar la decisión de tener una vida sana, lo primero que hacemos es cambiar la forma en la que compramos y consumimos nuestros alimentos.

Le decimos “Adiós” al pan blanco y “¡Hola!” al pan integral, compramos miles de barras de cereal y reemplazamos todo en tu refrigerador por la versión light de los productos de mayor consumo. Sin embargo, muchas veces seguimos consumiendo alimentos en su versión normal porque creemos que son saludables, como es el caso de la leche o la fruta deshidratada; pero ¿son realmente saludables?…

Lo más probable es que no.

Aquí te doy algunos tips para ayudarte a escoger mejor lo que comes:

1. No todas las barras de cereal son saludables
Lo mejor que puedes hacer es mirar la información nutricional. Algunas barras tienen muy pocas calorías, entre 70 y 80 por porción; pero poseen grandes cantidades de azúcar que las convierten en una opción no tan saludable.

2. El pan integral… sigue siendo pan
Los alimentos integrales son mucho mejores porque tienen más vitaminas, minerales y, sobre todo, fibra. Es decir, son más sanos, pero no son más bajos en calorías que su contraparte ‘blanca’. El pan integral y el pan blanco tienen casi la misma cantidad de calorías y carbohidratos, por si no lo sabías.

3. Algo similar pasa con los cereales
Es fácil caer ante la promesa del cereal que tiene la foto de personas haciendo ejercicio en la caja o que parece ser de dieta. Sin embargo, el hecho de que la marca asegure que es saludable, no siempre significa que sea bueno. Muchos están cargados de azúcar.

4. Los jugos de frutas no son sanos sólo por ser de frutas
Mientras más procesado sea el jugo, menos sano será. Revisa el contenido de azúcar agregado para decidir si realmente te conviene tomar este jugo o no. Otra cosa, los jugos procesados de frutas no necesariamente tienen frutas de verdad en su contenido, sino sabores artificiales y extractos de concentrados.

5. La leche entera no es tan buena
Mucha gente cree que la leche entera es mejor porque es la versión “más natural” pero su contenido de grasa es tan alto que realmente no es tan buena para mantener un cuerpo sano y mucho menos, el peso ideal. Si te gusta la leche, prefiere la versión descremada o la leche de semillas como alpiste o de frutos como el coco.

6. Los aderezos ‘light’ no son verdaderamente ligeros
Muchos odian comer vegetales y para animarse a hacerlo usan deliciosos aderezos light para “disfrazar” el sabor de la ensalada. El problema es que incluso si son alimentos light siguen teniendo un alto contenido de azúcar y sodio que no nos hace nada bien.

7. Las frutas deshidratadas esconden una no muy agradable sorpresa
Y esa sorpresa está en sus concentraciones de azúcar, las cuales aumentan según sea el grado de procesamiento, por lo que aunque son un buen snack para comer antes de hacer ejercicio, es mejor preferir fruta fresca o algo de grasa como el aguacate.

8. Los embutidos no son sólo proteínas
Mucha gente consume embutidos como patés, fiambres y salchichas porque los consideran una muy buena fuente de proteína animal. El problema es que son muy altos en grasas malas y suelen ser bastante calóricos.

Si te encanta alguno o varios de estos alimentos, no es necesario que los elimines de tu vida para siempre, pero sí que los comas con moderación.

Nathaly Salas Guaithero
Consultora Holística de Nutrición y Salud
La Gurú Hispana
Twitter: @LaGuruHispana
Instagram: @LaGuruHispana
YouTube: La Gurú Hispana
Facebook: La Gurú Hispana

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Sorry, We are done by today! Orders taken from this time on will be delivered tomorrow.

X